Desarrollo Social

desarrolloAdemás de generar una producción superior a las 600 tons de alimentos altamente proteicos demandados por la creciente población mexicana, la inversión de la empresa “Sol Azul, S.A. de C.V.”  ha contribuido al desarrollo socioeconómico de los Estados de Baja California y Baja California Sur no solamente mediante la creación de empleos directos, sino por haber apoyado diversos proyectos de ostricultura emprendidos por varias sociedades cooperativas, un grupo ejidal y otras dos empresas privadas.

Ello confirma su influencia sobre la actividad acuícola de la región así como por sus efectos multiplicadores al haber generado indirectamente fuentes de empleo productivas para los habitantes nativos de la Península de Baja California.  Contribuye además con la generación de divisas por concepto de la exportación de productos de la acuacultura, procurando impartirles el máximo valor agregado para permitir acceder a los mercados más exigentes tanto de Norteamérica como del Lejano Oriente.

La Dirección  de la Reserva de la Biosfera “El Vizcaíno” (dentro de la cual se encuentra ubicado el Estero El Cardón), ha dictaminado favorablemente sobre el establecimiento y desarrollo del cultivo de Sol Azul “por constituir un excelente medio de integrar conservación y desarrollo aprovechando el conocimiento acerca de la gestión sostenible de sus ecosistemas costeros y lagunares”.   Dicha situación es aplicable igualmente a la Laguna Manuela, cuerpo de agua enclavado en la Reserva de la Biosfera Complejo Lagunar.  Ello resulta relevante toda vez que ambas zonas de cultivo se localizan en una de las regiones más remotas y aisladas del país, clasificada por el INEGI como de Alta Marginalidad por estar desprovista en lo general de infraestructura de bienes de servicios.desarrollo 2

En la práctica, Sol Azul ha emprendido diversos esfuerzos enfocados al desarrollo social. Entre otros, destaca un programa para mejorar las condiciones de vida en la Laguna de San Ignacio, en especial en el Poblado El Cardón ubicado en una zona de inundación y donde sus habitantes viven en condiciones muy precarias, no existiendo energía eléctrica ni agua.  Las ochenta familias de pescadores asentados en El Cardón habían tradicionalmente impactado desfavorablemente el ambiente, contaminando con desperdicios sanitarios y el mal manejo de la basura.   Sol Azul, en coordinación con ONGs locales, organizó varios talleres para aportar soluciones al problema ecológico que ocasionaban;  como resultado se emprendió una serie de programas para la implementación de letrinas, el manejo de la basura, reubicación hacia zonas más favorables para la dotación de infraestructura básica, reforestación de manglares, etc.